Hola

¿Te ha sucedido que vas manejando y al llegar a una intersección encuentras un montón de señales confusas?

Confusas, cuando menos, si no es que de plano contradictorias.

¡Si al menos tuvieras tiempo para pensar!, pero no, debes decidir en unos cuantos segundos… si tienes el derecho de paso…  si vas en la dirección adecuada… o averiguar qué camino va para donde…

Si, como a mí, te ha sucedido que la claridad no te llega en ese instante (aún con el Waze o Google Maps hablándote), haces tu mejor apuesta y te dices…

“ojalá haya escogido bien”.

Hay momentos en que algo similar pasa en tu vida…

Tu vida parece formada por una compleja red de caminos y posibilidades.

En algunos momentos, dichos caminos pueden parecer anchos, suaves y claros.

Pero no faltan momentos –particularmente en estos tiempos- en donde…

… ya no te sientes a gusto en lo que haces,

… o más que disfrutar, “sufres” con ciertas relaciones,

… o la vida te pone en jaque a través de alguna crisis.

Pareciera como si algo dentro de ti te dice: “necesitas hacer un cambio”. Pero te resulta difícil determinar cuál es el siguiente paso, qué dirección es la que necesitas tomar. Y es un reto, porque…

El crecimiento personal siempre implica moverte más allá
de las rutinas y definiciones que dan seguridad  a tu vida hasta ahora.

El camino no siempre es claro, pero hay varias cosas que te pueden ayudar.

Por ejemplo, en esos momentos críticos, vale la pena revisar tus experiencias de vida, las elecciones que has hecho y los sueños que has tenido.  Esto te puede dar una pista de lo que ya no quieres en tu vida y de lo que aún anhelas.

O puedes visualizar el futuro que quieres y hacer una lista de las formas en que podrías alcanzarlo.

En esos tiempos de gestación, también sirve platicar con tus amigos, reflexionar y meditar.

O puedes participar en actividades creativas, esto activa tu inspiración y te ayuda a tener una visión mas clara.

Hay, como te dije, muchas maneras.

Sin embargo, es cuando estás dispuesto a escucharte a ti mismo y atreverte a seguir tu voz interna, que se vuelve más fácil y certero saber cuál debe ser tu próximo paso.

Debajo del temor y la incertidumbre (que siempre acompañan las transiciones), se encuentra tu voz interna, que sabe intuitivamente que paso necesitas tomar.

Recuerda que:

La única manera de conseguir lo que quieres, es saber que quieres realmente.

La única manera de saber que quieres en realidad,  es conocerte a ti mismo.

La única manera de conocerte a ti mismo,  es atreverte a ser tú mismo.

Y la única manera de ser tú mismo,  es escuchar tu verdad interior.

Hasta pronto.

Jorge Galindo
Director CÓRPORE
www.corporal.com.mx

 


Síguenos en Facebook

Comentarios