En una desafortunada coincidencia volvió a suceder…

32 años después del terremoto más devastador que recuerde la Ciudad de México, ocurre nuevamente un desastre similar.

Muchas acontecimientos del pasado martes  parecen escenas copiadas de aquella tragedia:  edificios destruidos, gente muerta o atrapada…  la conmovedora solidaridad de la sociedad civil.

En estos primeros momentos, es obvio que lo que se requiere atender es la sobrevivencia: rescate de las víctimas, atención de los heridos, proveer de alimento, techo y una seguridad mínima a los damnificados, etc.

Pero también aparecen la angustia, el dolor, el miedo… sacudiéndonos nuevamente. El estrés ocasionado por un evento traumático puede atrapar a personas de cualquier edad y condición social.

A principios de la década de los 80´s, el Dr. Jeffrey Mitchell, profesor de la Universidad de Maryland y especialista en intervención en crisis y estrés post traumático,  desarrolló una técnica a la que llamó: debriefing (en su traducción literal:  interrogación, investigación.)

Este  modelo se basa en investigaciones realizadas  después de grandes desastres de todo tipo, y se ha adaptado para su uso con pequeños grupos y dentro de los recursos que puede proveer prácticamente cualquier persona con un mínimo de habilidades básicas de relación.

Es decir, capaces de mostrar aprecio y valoración por la(s) persona(s) que vivieron el desastre.  Con un deseo genuino de comprenderlos  con empatía.   Y una intención de interactuar cuidando ser congruentes, verdaderos.

Si tienes algún entrenamiento en el campo de las relaciones de ayuda, la psicología o la psicoterapia, tu conocimiento hará  posible un manejo más profundo de la intervención

Esta busca cuatro objetivos fundamentales:

  • Permitir a las víctimas hablar libremente sobre sus emociones y reacciones.
  • Aclarar información contradictoria, conceptos equivocados, malentendidos con respecto al incidente.
  • Proporcionar a las víctimas un espacio seguro para comenzar a manejar su miedo y ansiedad.
  • Identificaría a las  personas que podrían requerir apoyo psicológico adicional o especializado.

Los pasos a seguir son los siguientes:

  1. Preséntate y haz explícita tu intención de ayudar.
  2. Invita a que la persona(s) afectada(s) hable(n) libremente sobre sus sentimientos y experiencias. Cuida no forzar a nadie a hablar o recordar los eventos si se siente(n) incómodos haciéndolo. Primordialmente intenta ser una persona que escucha activa y atentamente. Si lo sientes necesario, haz algunas preguntas que le permitan hablar de sus emociones.
  3. Si te parece pertinente,  intenta aclarar cualquier información errónea o malentendido relacionado al acontecimiento.  Pero cuida no discutir con la persona afectada.
  4. Comunica que comprendes y valoras su experiencia, y asegurarle  que sus emociones y reacciones son normales en un contexto de crisis y emergencia.
  5. Antes de finalizar asegúrate que la(s) persona(s) afectada(s),  se quede(n) en contacto con una red de apoyo, como familiares y amigos; nunca dejes a una persona afectada sola.
  6. Aplica tu sentido común, tu intuición (si tienes formación profesional, tu experiencia y conocimiento), para detectar si la persona afligida necesita atención profesional especializada.  Si es así,  comunícaselo a la familia, amigos, o a los grupos de ayuda de la zona.  Aquí abajo en la posdata te damos datos adonde puedes recurrir para  obtener asistencia especializada.

Recuerda, siempre puedes apoyar y dar consuelo a alguien después de un desastre natural como el que hemos vivido.  Pero si mantienes presente esta estrategia, tu apoyo y consuelo serán más efectivos.

Hasta pronto,

Jorge Galindo
Director CÓRPORE
www.corporal.com.mx


Síguenos en Facebook

***********************************

P.D.

– Si quieres ayudar en el primer paso: apoyo a la sobrevivencia,  aquí tienes un link con una página en dónde vienen  múltiples formas para canalizar tu solidaridad.  No todos necesitamos estar haciendo lo mismo, pero si todos necesitamos hacer algo. http://www.comoayudar.mx/

– Si requieres de apoyo psicológico especializado,  o conoces a alguien con esa necesidad, con mucho gusto compañeros del equipo de Córpore  estarán a tu disposición en forma gratuita.

En CDMX ponte en contacto con: Silvia Barredo. Cel 55 2756 2403
En Cuernavaca Mor. con  Sandra González Cel. 777 135 9980

Comentarios