La historia nos dice que una  mañana, hacia fines de 1531, el indio Juan Diego caminaba cerca del cerro del Tepeyac cuando escuchó una voz que lo llamaba por su nombre.

Siguiendo esa voz, subió a la cumbre, donde encontró una imagen que “brillaba como el sol”.

Ésta le reveló ser la virgen María, madre de Jesucristo. Y le pidió enviar un mensaje al Obispo.

 “Dile que me construyan un templo en este sitio”.

Esta fue la primera de cuatro apariciones.

La última ocurrió el 12 de diciembre de ese mismo año.

Por eso ayer celebramos a la Virgen Morena, a quien Pio X proclamó como “Patrona de toda la América Latina”; Pio XI de todas las “Américas”; y Juan XXIII “La Misionera Celeste del Nuevo Mundo” y “la Madre de las Américas”.

Para ti y para mí es el día en que se venera a la “la virgen de Guadalupe”.

Description: Macintosh HD:Users:jorge:Desktop:Virgen_de_guadalupe1.jpg

En México es, sin duda, la deidad católica más adorada. Se afirma que sus milagros se cuentan por miles.

Esta historia me recuerda que cada uno de nosotros, también tenemos la capacidad de hacer “milagros” en nuestras propias vidas.

Si te fijas con cuidado, los “milagros” suceden todos los días.

Son la convergencia de los anhelos más profundos de tu corazón con la energía infinita del Universo.

El secreto para crear “milagros” en tu vida radica en alinear la pasión de tu corazón con tu intención consciente.

Ese es siempre el primer paso: visión y deseo.

Pero hace falta otro paso no menos importante: actuar.

Actuar hace que tu espera sea llevadera.

Actuar te da un papel como protagonista.

Y lo mejor de todo, actuar hace posible que dances con la vida mientras te relacionas con los demás.

Un anhelo al que no le sigue una acción coherente -por humilde o pequeña que parezca- corre el riesgo de convertirse en una contradicción o a un malentendido con el universo.

En CÓRPORE te invitamos a convertirte en un hacedor de milagros personales. A realizar los deseos más profundos de tu corazón…

… y tenemos un lugar para que tu anhelo se alinee con tu intención consciente y tu acción.

Me refiero a nuestro Entrenamiento Internacional en Psicoterapia Corporal 2018.

Revisa la información completa aquí

No decepciones a aquellos sueños que han depositado su confianza en ti… ¡actúa!, no esperes.

(Si planeas con anticipación puedes aprovechar los agradables descuentos aun vigentes en 2017).

Hasta pronto.

Jorge Galindo
Director CÓRPORE
www.corporal.com.mx

 


Síguenos en Facebook

Una de las principales razones por las que las personas buscan tu ayuda como psicoterapeuta es porque, de una forma u otra, se sienten atrapados.

Tal vez tienen creencias limitantes sobre lo que pueden o no pueden hacer o lograr.

A veces no pueden salir de un círculo de comportamiento autodestructivo.

O, simplemente, el miedo los detiene para hacer cambios o probar algo nuevo.

¿Has escuchado que si pones una cara feliz, al poco tiempo comenzarás a sentirte mejor?

Pues es cierto, porque los patrones físicos de tu cuerpo no solo reflejan cómo te sientes, sino que también crean tus sentimientos.

Como psicoterapeutas corporales sabemos que existe una interacción profunda entre nuestra mente y nuestro cuerpo. A esta conexión la llamamos “identidad funcional entre el cuerpo y la mente”.

Desde nuestra perspectiva holística, también sabemos que cuando un consultante se siente “atrapado” -psicológica o emocionalmente- es porque está igualmente “atrapado” en contracciones musculares crónicas que conservan y recrean las memorias de sufrimiento y las emociones “negativas”.

Y nadie mejor que tú como psicoterapeuta corporal para ayudarlo a librarse de esta prisión.

La liberación de las tensiones musculares crónicas se puede lograr, al igual que las cargas psicológicas asociadas a ellas, de una manera eficiente y cuidada.

¿Cómo funciona este proceso?

¿Cómo puedes llevarlo a una mayor profundidad?

¿Te gustaría desarrollar más habilidad  y práctica para trabajar directamente en el desbloqueo de los músculos del cuerpo?

Encuentra la respuesta a estas preguntas -y mucho más- en el  PRIMER MÓDULO
de nuestro  Programa de Posgrado y Clases Magisteriales 2018.

Esta es la experiencia que necesitas para pasar al SIGUIENTE NIVEL.

¿Y si revisas la información del programa ahora?

Jorge Galindo
Director CÓRPORE
www.corporal.com.mx

 


Síguenos en Facebook

Seguramente conoces a Sylvester Stallone.

Hoy todos conocemos a su famoso personaje Rocky Balboa y muchas otras de sus películas súper taquilleras.

Pero no siempre fue así.

De hecho, Stallone estaba pasando hambre cuando escribió, él mismo, el guión para una película que tenía en la mente: Rocky, acerca de un desconocido pero ambicioso boxeador.

Una vez concluido el guión, buscó productores que quisieran financiar la película.

A estos les gustaba el guión, pero querían a otro actor que interpretara al protagonista. Pensaban que Stallone NUNCA sería un actor taquillero.

De hecho, le ofrecieron dinero a cambio de los derechos de autor.

Pero Stallone no se dejó convencer. Cuando una puerta se le cerraba, él tocaba otra… y luego otra… y otra. No dejó de moverse.

El fin de la historia ya lo conoces.

¿Te suena familiar? ¡Seguro!… puede ser tu mismo caso.

También has tenido varias ideas geniales.

Y habrás comprobado que para que tus sueños se hagan realidad, necesitas ACTUAR.

No es suficiente el solo desear lo que quieres.

En estos tiempos “New Age”, es popular la concepción errónea de que basta con simplemente visualizar algo para que se manifieste.

En cierto modo es cierto: cuando te enfocas en lo que quieres, estás iniciando una conversación con el universo.

Tu visión, tu deseo definido y claro, puede traerte oportunidades valiosas y relevantes, pero tarde o temprano necesitas actuar.

Así es como opera la expresión creadora del universo.

Parece difícil cuando no sabes hacerlo… pero se facilita cuando aprendes como.

Y la manera más EFECTIVA de aprender es viviéndolo. Por eso te invito a nuestro Entrenamiento Internacional en Psicoterapia Corporal 2018.

Si crees firmemente en tu idea, recuerda la historia de Rocky: mantén tu visión con claridad, ponle corazón, desea que realmente se manifieste…

… y ACTÚA.  Revisa la información completa aquí

Jorge Galindo
Director CÓRPORE
www.corporal.com.mx

 


Síguenos en Facebook

A 99° C, el agua burbujea y hace espuma.

A esta temperatura puedes hacerte una deliciosa taza de té, pero no puedes hacer funcionar una máquina de vapor.

A los 100° C, el agua se transforma en vapor.

La diferencia es solamente de un grado.

Pero esa pequeña diferencia puede hacer que muevas trenes, turbinas y plantas hidroeléctricas capaces de iluminar una ciudad.

Lo mismo sucede con tu proceso interior… muchas veces estás solo a un pequeño paso de lograrlo.

Pero sé que a veces es difícil empezar… conseguir ese “siguiente grado” que puede cambiarlo TODO para ti.

Para apoyarte a lograr ese “grado extra”, hemos preparado para ti nuestro Entrenamiento Internacional en Psicoterapia Corporal 2018.

Este programa está diseñado para ayudarte a pasar de “calentar un té a iluminar toda una ciudad”.

Ya es hora de que brille tu luz…

Revisa la información completa aquí

(Un tip: hay importantes descuentos si planeas tu ingreso desde ahora.)

Hasta pronto.

Jorge Galindo
Director CÓRPORE
www.corporal.com.mx

 


Síguenos en Facebook

Tiene dientes tan grandes como la famosa Catrina de José Guadalupe Posada.

Te presento al Dios Mictecacihuatl…

Su misión era acompañar a nuestros ancestros mexicas a la hora de honrar a sus muertos.

La celebración duraba un mes completo, dando inicio a principios de agosto.

Luego llegaron los españoles, y en su intento de convertir a los nativos al cristianismo, movieron dicha fiesta a la fecha que actualmente conocemos, a inicios de noviembre, para que coincidiera con la celebración católica del Día de Todos los Santos y Todas las Almas.

Por eso comiste pan de muerto la semana pasada.  O hiciste alguna ofrenda o -en una mezcla americanizada- te disfrazaste y saliste a pedir dulces o tu calaverita.

Esta es una manera amable de recordarnos que el culto y la fascinación con la muerte han estado presentes en la conciencia humana desde que ésta se dio cuenta de su existencia finita.

La muerte es una parte tan esencial de tu vida como lo fue tu nacimiento.

La gran paradoja cósmica es que la muerte resulte ser una de las mejores maestras que puedes tener para vivir con mayor plenitud.

¿Quién más puede enseñarte tanto?.

Mientras que alguien puede recordarte lo vano que resulta aferrarte a las cosas… la muerte simplemente aparece y te las arrebata en un segundo.

Si bien se nos hace fácil decir que todos somos iguales sin importar sexo, raza, posición social… la muerte realmente nos trata a todos como iguales.

Mientras que algún maestro puede decirte que no eres únicamente materia, que eres más que sólo tu cuerpo… la muerte llega y te lo muestra.

Sí, definitivamente nos da grandes lecciones. Por eso te pregunto:

¿Vas a esperar hasta el último momento para que la muerte sea tu maestra?

La mera posibilidad de la muerte tiene el poder de enseñarte en cualquier momento.

Por eso te invito a que hagas un experimento, es fácil, solo te tomará una semana:

cada vez que tengas un problema piensa en la posibilidad de tu muerte.

… ¿te falta motivación en tu vida?

… ¿raramente terminas lo que comienzas?

… ¿te sientes atrapado en un conflicto?…

…medita por un momento que tu existencia es finita, que en cualquier instante puedes  dejar de existir.

Esta es una herramienta poderosa para enfocarte a hacer lo que realmente es importante.

Las personas que saben que su muerte está cerca, a menudo son más honestas y reales que en ningún otro momento de su vida.  También aprecian y cultivan como nunca sus afectos y sus relaciones.

No esperes a que tu muerte esté próxima…
¡acepta hoy el desafío de vivir!

Hasta pronto.

Jorge Galindo
Director CÓRPORE
www.corporal.com.mx

 


Síguenos en Facebook

P.D.-  La vida es para vivirla mientras estás vivo… no después.

La pregunta es: ¿vas a esperar hasta el último momento?

Prueba nuestro Entrenamiento Internacional en Psicoterapia Corporal.

Revisa la información completa aquí.

Es un tema recurrente en el trabajo con mis consultantes…

También  en las pláticas con amigos y conocidos.

Frecuentemente, como secuela del sismo ocurrido hace un mes, aparece el tema de ese sentimiento de vulnerabilidad, impotencia y desamparo frente a los acontecimientos que nos rebasan, y de los cuales incluso, depende nuestra vida.

Esta situación no es nueva.

Desde sus inicios el mundo ha sido impredecible.

Ya sea a través de la evolución continua, de los desastres naturales, de las guerras, colapsos económicos o crisis de cualquier tipo… el único elemento constante ha sido el cambio.

Y sin embargo, la mayoría de nosotros vivimos empeñados en aferrarnos a alguna certeza.

Nos atrapamos en el espejismo de que la existencia es (o debería ser) algo predecible y seguro.

Es tan profundo este anhelo humano que, irónicamente, muchas veces preferimos la vida que estamos viviendo, ¡aunque no nos guste!, antes que enfrentar lo desconocido.

Sin embargo, este es uno de los puntos de fricción y sufrimiento más constante que puedes tener con la realidad…

… La necesidad de alcanzar una “felicidad” que, en muchos aspectos, parece contraria a está ley universal de la impermanencia (cambio constante);

… El intento por crearte una  estabilidad externa y pretender obligar al universo a mantener el status quo que tú deseas…

Y  es en estos momentos difíciles, de crisis, en donde se hace más evidente esta contradicción.

Nos concentramos tanto en controlar el mundo externo para evitar nuestra sensación de vulnerabilidad y desamparo, que nos perdemos el punto esencial…

La seguridad, la fortaleza y el sentido que buscas son estados internos.

Para alcanzarlos necesitas enfocarte en tu interior para descubrir y cultivar un nivel de conciencia que, por momentos, pueda elevarse por encima de lo que está sucediendo en el ámbito externo,  en el mundo…

Es decir, estas crisis son una oportunidad para despertar a tu dimensión y tu sabiduría internas.

Porque tu vulnerabilidad es también una puerta directa para reconectarte con tu experiencia emocional. Esa dimensión que tan fácilmente olvidas cuando vives sumergido en el bullicio y la rapidez de la vida cotidiana.

La confrontación con la posibilidad de morir, te invita a repensar tus valores,  y a no postergar más esas decisiones importantes que sabes que mejorarán tu vida.

Porque experimentar la incertidumbre te alienta a empoderarte; te invita a contribuir a través del  servicio, la acción solidaria o la oración.

La adversidad y sus desafíos, son a menudo la primera señal de que ya es hora de iniciar tu búsqueda interior.

Hasta pronto.

Jorge Galindo
Director CÓRPORE
www.corporal.com.mx

 


Síguenos en Facebook

P.D.- La verdad, no necesitas esperar otro temblor o una  crisis para empezar tu viaje hacia una existencia más plena y  feliz.

¿Quieres mejorar tu propia vida?, ¿Quieres aprender cómo ayudar a otros? ¡Empieza HOY!

Aquí te ofrecemos un excelente camino: prueba nuestro Entrenamiento Internacional en Psicoterapia Corporal. Revisa la información completa aquí.

Martín estuvo atrapado entre los escombros por 17 horas.

A su alrededor solo había oscuridad, cuerpos sin vida, y gemidos de algunos sobrevivientes que percibía a tan solo pocos metros.

No tenía certeza si llegaría a ser rescatado. No tenía ninguna garantía de sobrevivir. Su único refugio, según sus propias palabras, fue:

“Cerraba mis ojos y me ponía a rezar;
lo poquito o mucho que sé,
solo le pedía a Dios que nos sacaran…”

La pesadilla sorprendió a Martín Méndez, de forma tan inesperada como nos tomó a todos el pasado 19 de septiembre. Realizaba un trabajo de cerrajería en un edificio ubicado en la colonia Roma, cuando repentinamente la tierra se empezó a sacudir con fuerza.

Lo último que Martín recuerda es el techo de la habitación cayéndole encima; un segundo después, fue arrastrado al vacío junto con otras tres personas.

Martín es de los afortunados: puede contarnos su historia. No fue uno de los 206  muertos reportados en la Ciudad de México.
* Historia verídica tomada de testimonios de sobrevivientes del sismo.

Cuando escucho historias como esta me pregunto:

… ¿qué sucede en nuestro organismo frente a una vivencia que amenaza nuestra vida?

… ¿qué pasa en nuestra persona, cuando vivimos una experiencia crítica?

Gracias a los últimos avances en el campo de la neurociencia, ahora sabemos mejor lo que realmente sucede en nuestro cerebro en estos casos.

Por ejemplo, ahora sabemos qué cualquier experiencia que activa con intensidad la emoción más primaria que tenemos -el miedo- impacta directamente a la parte más primitiva del cerebro, el llamado cerebro reptiliano.

El mecanismo es simple, como todo aquello que sirve a la sobrevivencia más elemental. Esta imagen me va a ayudar a explicarte mejor…

Tus sentidos perciben una amenaza y envían esta información directamente al tronco encefálico.

Esta es la parte de tu cerebro que controla las funciones vitales básicas: respiración, regulación del ritmo cardíaco y, por supuesto, los comportamientos instintivos para sobrevivir.

Y, lo más importante: es extremadamente sensible y reactivo a los estímulos directos.

De esta manera la percepción de peligro impacta a tu cerebro “reptiliano” de forma inmediata.

Incluso antes de que la dimensión racional de tu cerebro (el llamado neo córtex) tenga conciencia.

En otras palabras, tu respuesta es automática… no interviene el intelecto.

Por eso, puedes vivirte con la sensación de no tener ninguna posibilidad de elegir tu comportamiento frente a una amenaza. Pareciera que tu reacción simplemente “ocurre”.

Ahora bien, si la experiencia critica quedó incrustada en tu cerebro reptiliano y en las reacciones de tu cuerpo,  los recuerdos traumáticos pueden volver a reproducirse nuevamente, como si estuvieran sucediendo en el momento presente, aun cuando el peligro ya quedó en el pasado.

Esta comprensión del papel del cerebro, del sistema nervioso y de las reacciones corporales, aporta profundidad y poder para procesar las experiencias de shock y trauma.

¿Cómo ayudar a alguien cuya experiencia crítica quedó impresa en su organismo y no alcanza a procesarla?

Bueno, “hablar” de lo que pasó ayuda; pero no alcanza a resolver todos los efectos.

Como ya vimos, el shock alcanza niveles del cuerpo y del sistema nervioso que están más allá del manejo consciente.

Por eso, las intervención terapéuticas basadas en el cuerpo han demostrado una mayor efectividad para detener y estabilizar patrones de reactividad.

Porque a través del cuerpo se puede tener acceso a las partes profundas del cerebro… esas que el razonamiento no alcanza a tocar.

Una razón más para buscar ayuda profesional: una experiencia de shock no sólo afecta a la persona involucrada. En el mediano plazo, hace sufrir también a la pareja, a la familia, a las personas que conviven con ella.

Por eso, si requieres de apoyo psicológico -o conoces a alguien que lo necesite- nuestros compañeros del equipo Córpore  siguen a tu disposición en forma gratuita.

En CDMX ponte en contacto con Silvia Barredo. Cel 55 2756 2403

En Cuernavaca con  Sandra González Cel. 777 135 9980

Cuando comprendes y procesas que tu respuesta fue una reacción adaptativa que te ayudó a sobrevivir, abres la puerta a tu sanación.

Hasta pronto.

Jorge Galindo
Director CÓRPORE
www.corporal.com.mx

 


Síguenos en Facebook

¿Quieres mejorar tu propia vida?, ¿Quieres aprender cómo ayudar a otros?

Prueba nuestro Entrenamiento Internacional en Psicoterapia Corporal. Revisa la información completa aquí.

En una desafortunada coincidencia volvió a suceder…

32 años después del terremoto más devastador que recuerde la Ciudad de México, ocurre nuevamente un desastre similar.

Muchas acontecimientos del pasado martes  parecen escenas copiadas de aquella tragedia:  edificios destruidos, gente muerta o atrapada…  la conmovedora solidaridad de la sociedad civil.

En estos primeros momentos, es obvio que lo que se requiere atender es la sobrevivencia: rescate de las víctimas, atención de los heridos, proveer de alimento, techo y una seguridad mínima a los damnificados, etc.

Pero también aparecen la angustia, el dolor, el miedo… sacudiéndonos nuevamente. El estrés ocasionado por un evento traumático puede atrapar a personas de cualquier edad y condición social.

A principios de la década de los 80´s, el Dr. Jeffrey Mitchell, profesor de la Universidad de Maryland y especialista en intervención en crisis y estrés post traumático,  desarrolló una técnica a la que llamó: debriefing (en su traducción literal:  interrogación, investigación.)

Este  modelo se basa en investigaciones realizadas  después de grandes desastres de todo tipo, y se ha adaptado para su uso con pequeños grupos y dentro de los recursos que puede proveer prácticamente cualquier persona con un mínimo de habilidades básicas de relación.

Es decir, capaces de mostrar aprecio y valoración por la(s) persona(s) que vivieron el desastre.  Con un deseo genuino de comprenderlos  con empatía.   Y una intención de interactuar cuidando ser congruentes, verdaderos.

Si tienes algún entrenamiento en el campo de las relaciones de ayuda, la psicología o la psicoterapia, tu conocimiento hará  posible un manejo más profundo de la intervención

Esta busca cuatro objetivos fundamentales:

  • Permitir a las víctimas hablar libremente sobre sus emociones y reacciones.
  • Aclarar información contradictoria, conceptos equivocados, malentendidos con respecto al incidente.
  • Proporcionar a las víctimas un espacio seguro para comenzar a manejar su miedo y ansiedad.
  • Identificaría a las  personas que podrían requerir apoyo psicológico adicional o especializado.

Los pasos a seguir son los siguientes:

  1. Preséntate y haz explícita tu intención de ayudar.
  2. Invita a que la persona(s) afectada(s) hable(n) libremente sobre sus sentimientos y experiencias. Cuida no forzar a nadie a hablar o recordar los eventos si se siente(n) incómodos haciéndolo. Primordialmente intenta ser una persona que escucha activa y atentamente. Si lo sientes necesario, haz algunas preguntas que le permitan hablar de sus emociones.
  3. Si te parece pertinente,  intenta aclarar cualquier información errónea o malentendido relacionado al acontecimiento.  Pero cuida no discutir con la persona afectada.
  4. Comunica que comprendes y valoras su experiencia, y asegurarle  que sus emociones y reacciones son normales en un contexto de crisis y emergencia.
  5. Antes de finalizar asegúrate que la(s) persona(s) afectada(s),  se quede(n) en contacto con una red de apoyo, como familiares y amigos; nunca dejes a una persona afectada sola.
  6. Aplica tu sentido común, tu intuición (si tienes formación profesional, tu experiencia y conocimiento), para detectar si la persona afligida necesita atención profesional especializada.  Si es así,  comunícaselo a la familia, amigos, o a los grupos de ayuda de la zona.  Aquí abajo en la posdata te damos datos adonde puedes recurrir para  obtener asistencia especializada.

Recuerda, siempre puedes apoyar y dar consuelo a alguien después de un desastre natural como el que hemos vivido.  Pero si mantienes presente esta estrategia, tu apoyo y consuelo serán más efectivos.

Hasta pronto,

Jorge Galindo
Director CÓRPORE
www.corporal.com.mx


Síguenos en Facebook

***********************************

P.D.

– Si quieres ayudar en el primer paso: apoyo a la sobrevivencia,  aquí tienes un link con una página en dónde vienen  múltiples formas para canalizar tu solidaridad.  No todos necesitamos estar haciendo lo mismo, pero si todos necesitamos hacer algo. http://www.comoayudar.mx/

– Si requieres de apoyo psicológico especializado,  o conoces a alguien con esa necesidad, con mucho gusto compañeros del equipo de Córpore  estarán a tu disposición en forma gratuita.

En CDMX ponte en contacto con: Silvia Barredo. Cel 55 2756 2403
En Cuernavaca Mor. con  Sandra González Cel. 777 135 9980

Como buen mexicano, probablemente el pasado fin de semana celebraste con amigos y familiares el famoso “Grito”.

No está claro el momento exacto en el que ocurrió el “Grito” original que dio inicio a la guerra de independencia.

¿Fue la noche del 15 de septiembre, o fue la madrugada del 16?  (los historiadores confirman la segunda opción).

Lo que sí parece seguro, es que esta confusión fue aprovechada por Porfirio Díaz. Dado que su cumpleaños era el 15 de septiembre, decidió unir ambas fechas y así celebrar su aniversario junto con la fiesta nacional.

Díaz dispuso también que la campana de la parroquia de Dolores, fuera trasladada a Palacio Nacional.

Así se dio inicio a esta fiesta popular que, en términos generales, hasta hoy día conocemos.

¿Pero qué celebramos cuando “gritamos” por la independencia y la libertad? (además de la oportunidad de irnos de puente o de parranda).

Buena pregunta.

La libertad es uno de los aspectos más valorados de la vida humana.

Significa el poder pensar o actuar sin restricciones.

Significa  ejercer nuestra capacidad de elección.

Para algunos, implica incluso el ejercicio de un atributo divino: el libre albedrío.

Pero creo que para entender mejor qué significa ser libre, primero necesitas comprender qué significa estar en esclavitud.

No me refiero aquí a las innumerables formas (cada vez más sofisticadas) de sometimiento y control social.

No, me refiero a la esclavitud que proviene de haber perdido tu capacidad de elegir… de escoger tus respuestas frente a la vida.

La esclavitud que determinan los límites que te imponen tus propias programaciones y condicionamientos.

Me refiero a esas ideas y creencias con las cuales te identificas, y que aceptas como LA VERDAD.

En la medida en que son rígidas e inflexibles no puedes ver más allá de ellas.

Se convierten, por así decirlo, en tu prisión.

Ahí te quedas atrapado como en una telaraña. Y a pesar de que celebres con mucho entusiasmo “el grito”,  la realidad es que eres esclavo de tus propios condicionamientos.

En contraste, la libertad se manifiesta cuando encuentras tu naturaleza auténtica.

Porque ésta ya es libre.

Y esa experiencia habita en tu cuerpo. Cuando te identificas con tu experiencia somática, ¡comienzas a ser más libre!

En este sentido, la conciencia de tu cuerpo es una llave poderosa hacia la libertad: te permite presencia, sabiduría profunda,  paz…

… Ahí puedes encontrar tu verdadera esencia, tu ser.

Ahí reside tu capacidad de elegir aquellas opciones que traen alegría, para ti y para los demás.

 

Hasta pronto,

Jorge Galindo
Director CÓRPORE
www.corporal.com.mx


Síguenos en Facebook

***********************************

P.D. Ven a dar el Grito: “¡Viva mi Liberad! ¡Viva mi Independencia!”

Por supuesto, me refiero a nuestro Entrenamiento Internacional en Psicoterapia Corporal. Un espacio para encontrar tu naturaleza auténtica y ser tú mismo.

Tu lugar te está esperando…

Revisa aquí la información completa del entrenamiento

El museo Nacional de historia natural de Washington tenía un gran problema: el espectáculo en su planetario estaba matando de aburrimiento a los visitantes.

No habían pasado ni diez minutos de la función, cuando ya la mayor parte de la audiencia estaba cabeceando.

Así que le pidieron a Ray Bradbury -el célebre autor de ciencia ficción- que  los visitara para supervisar que estaban haciendo mal.

Bradbury echó un vistazo y les dijo:

Están explicando, y deberían estar ofreciendo una experiencia”.

Y continuó: “Un planetario es una catedral del espacio… donde vas a adorar el universo.

Y ustedes están tratando de analizar  “ciencia”.

No, no, háganse a un lado y dejen  que el universo me deje boquiabierto… impresionado  con su magnitud infinita…

… el universo no necesita que ustedes susurren por él, cuando el puede ¡GRITAR!

… y si hacen un buen trabajo, la gente a la salida comprará sus libros,

…irán  a la tienda por  recuerdos y camisetas.

 Pero no  pongan los libros en el techo…

… ¡Pongan la vida!”.

Lo mismo pasa cuando tratas de encontrarle una explicación a lo que vives.

Incluso, aunque la encuentres, explicar las cosas no cambia nada.

Contarte una historia sobre lo que te sucede tiene su lado bueno, es un intento de darte un contexto, una explicación, una coartada.

Pero, desafortunadamente, no cambia tu situación fundamental.

Un mejor camino, es encontrar palabras precisas para nombrar… para describir tu experiencia interna (sin juzgarla). Términos que te ayuden a percibir y a conocer lo que está sucediendo dentro de ti.

Eso abre la puerta al aprendizaje… a la conciencia… a dejar que “tu universo interno” ¡grite!

Porque todo lo que sucede dentro de ti es una experiencia somática, es decir, es una experiencia que ocurre en tu cuerpo.

Cada experiencia tiene un impacto en tus sensaciones… en tu musculatura… en tu capacidad para moverte… en tu sistema inmunológico… en tus percepciones… y en la forma como reaccionas frente a las personas que te rodean.

Es como si probaras una sopa y te dijeras: ¡Guau! sabe muy bien, esta sopa sabe mejor que la que tuve ayer.”

Sabes lo que está sucediendo, porque estás conectado a tu conciencia corporal.

El problema es que esta capacidad de mirar hacia adentro y sentirte a ti mismo es difícil cuando estás “desconectado”.

Y esa desconexión es algo que aprendiste, y la repites cuando tienes miedo, o cuando  sospechas que sólo encontrarás “demonios” acechando en tu interior.

Todo esto interfiere con tu capacidad de estar plenamente vivo en el momento presente.

Lo qué sea que haya sucedido antes, en este momento ya es pasado. Y el pasado es algo que ya terminó.

No debería ser relevante, excepto para aprender de él.

La vida ocurre AHORA, en tu experiencia actual.

Y esto significa conectarte, percibir la experiencia de tu cuerpo en el momento presente.

 

Hasta pronto,

Jorge Galindo
Director CÓRPORE
www.corporal.com.mx


Síguenos en Facebook

***********************************
P.D. Me gusta creer que en Córpore también tenemos un Planetario.

Un lugar donde puedes asombrarte al infinito; un espacio para quedar pasmado ante la sagrada magnanimidad de tu Universo Interior.

Donde, como dijo Bradbury, puedes dejar que tu Universo interno ¡GRITE!…

Por supuesto, me refiero a nuestro Entrenamiento Internacional en Psicoterapia Corporal.

Y tu silla está lista…

… ¿te animas?

Revisa aquí la información completa del entrenamiento

«« Artículos Recientes  ∞  Más Artículos »»